jueves, 7 de junio de 2007

REGENERACION ANDALUCISTA ¿TODO VALE?


Por: Roberto Manzano

Ante el descalabro de los partidos ‘autodenominados nacionalistas’ en las pasadas elecciones municipales del 27 de Mayo, vienen surgiendo voces que claman por una urgente ‘regeneración’ del ‘Andalucismo’ consistente en la unificación política de todos los grupos adheridos a esta ‘marca’.
Cada vez que surge una crisis ‘electoral’ sucede lo mismo: unión de lo que estaba separado, para volver a separarse poco tiempo después. Esto nos debe llevar a reflexionar sobre el asunto: ¿por qué tantas uniones y desuniones tras un fracaso electoral?
Posiblemente el miedo a perder sillones, influencias y el ‘status quo’ proporcionado por la actividad política les lleve a pactar a unos y a otros con el mismísimo diablo si hiciera falta y a unir exclusivamente siglas bajo la apariencia de una unidad que no es real pero que renueva la ilusión de recuperar el espacio político perdido. La unión de intereses, de fobias o de miedos no va acompañada de una unidad ideológica ni de unidad de acción. Juntos nos sentimos más arropados a la espera de que pase el temporal. Una vez amaina vuelven a ponerse de manifiesto unas diferencias insalvables que provocan una nueva ruptura y una nueva crisis.
No es posible unir elementos diferentes, coincidentes exclusivamente en la utilización de la misma marca política ‘nacionalismo andaluz’, pero separados por cuestiones ideológicas, por la interpretación de Andalucía y por las estrategias políticas. No se puede unir el agua y el fuego, ni a zorros con gallinas...el resultado de estas uniones es siempre el mismo, como podemos corroborar por la propia historia del llamado ‘nacionalismo andaluz’: una de las partes derrota a la otra en la guerra por el control del aparato, provocando la salida de los vencidos, y dando la razón a los que piensan que de tanto cortar las ramas que no crecen a nuestro gusto, hemos conseguido un ‘bonsai’ sin posibilidad de convertirse en el árbol que de sombra a todos los andaluces.
La unión deseada por muchos, no se puede hacer por arriba, en un simple reparto de sillones y de puestos en las listas electorales. Tiene que ser por abajo, desde una ideología y una estrategia común, aceptada por todos los grupos (partidos, asociaciones, sindicatos, etc) participantes, sin necesidad de confluir en un solo partido y conservando las particularidades y la idiosincrasia de cada uno de los grupos, lo que evitaría la uniformidad del proyecto andalucista aprovechando la fuerza de la variedad de estilos del andalucismo.
Andalucía necesita un proyecto ‘Soberanista’ en lo político y de ‘izquierdas’ en lo social, sin concesiones electorales y sin políticos ‘hipotecados’ por lamentables actuaciones como el ‘xenófobo’ candidato a la alcaldía de Sevilla por el PA Angel Villar, o el ‘españolísimo’ alcalde de Utrera Curro Jiménez, o el ‘fans’ de los Reyes Católicos, el alcalde de Ronda, o todos los alcaldes y concejales que se han visto implicados en casos de corrupción urbanística, o los ‘democráticos’ Julián Alvarez y Antonia Agudo, responsables de la salida de su partido del 50% de la militancia.
En una reciente intervención televisiva, el Presidente de La Junta de Andalucía, Sr. Chaves, comentando los resultados electorales de las municipales del 27 de Mayo, lamentaba los resultados del PA, haciendo referencia a la necesidad de un Partido Andalucista en Andalucía. Este comentario me hizo recapacitar sobre la utilidad de este partido, y sobre el servicio que presta al centralismo español del PP y el PSOE como ariete de estos contra todo el nacionalismo periférico que se mueve, como ha hecho siempre contra el Catalán y el Vasco, al mismo tiempo que sirve de tapón del verdadero ‘nacionalismo andaluz’, reivindicativo e intransigente con el actual régimen de ‘paripé democrático’.
El ‘PA’ es un lastre para el ‘Nacionalismo andaluz’. La regeneración ‘andalucista’ pasa por nuevas herramientas y nuevas ideas al servicio de una ideología clara, concisa y concreta que devuelva al pueblo andaluz su espíritu reivindicativo.

Por todo lo anterior...unidad si, pero NO TODO VALE.

1 comentario:

Pedro dijo...

Roberto te doy toda la razón, en lo referente al democratico Julián, si hace poco ha sido 50% pero desde que llego se ha ido más de una manera o de otra un saludo tu amigo

Pedro Expósito